Se trata de ir uniendo con un hilo fino tejido con mis pasos y ruedas, todos y cada uno de los pueblos del Mediterráneo, los paisajes, las culturas, las construcciones, la naturaleza, el arte… Que el origen de nuestra cultura hasta nuestros días se puede encontrar junto a nuestro marMare Nostrum” el que nos une "el que no entiende de fronteras...."

lunes, 10 de mayo de 2010

Mediterráneo


El pez en el agua y el pájaro en el aire, ambos literal mente transportados por el medio por donde viven, consumen por cada kilo de su masa corporal mucha más energía que un ciclista.

4 comentarios:

Maria Mg dijo...

Sacado de algun rincón.

slow dijo...

Cuantas formas de agua hay en el mediterraneo?

Y cuantos tipos de arena o de rocas hay?

pero es posible ni tan solo suponer un horizonte cierto?

Tal vez la imaginación y la fuerza de la naturaleza humana nos hagan desentrañar esos y otros misterios que escapan a la mente humana

Nos hagan conocer esos rincones perdidos que contiene esa fuerza inmensa que es el mar, nuestro mar, el Mar Mediterraneo.

slow dijo...

No siempre es fácil, no siempre es evidente

Quien acaricia a quien?

El mar al aire?

El aire al mar?

Nosotros, provenientes del primero, surcamos el segundo

Y asistimos a ese lenguaje, a esa manera de hablarse que tienen

Y así no nos extraña

Vemos como el mar se levanta jugando con el aire, comprimiéndolo tocándolo. A ese acto que contemplamos continuamente le hemos puesto nombre de mujer, ola le llamamos y es la forma habitual en la que el mar juega y dialoga con su compañero el aire, pero no es la única…

Si miramos fijamente al mar veremos que no solo salta apoyándose en las rocas en ese eterno juego sino que a veces lanza a sus criaturas fuera de si para que sean tocadas, acariciadas por su aliado: el aire

Y que decir del aire… siempre atento como ese amante, ese gran soñador de imposibles, atento a lo más importante y único en su existencia, el gran acompañante de ese viaje al infinito…

Esa lámina de contacto siempre cambiante que comparten hace soñar a los hombres. El aire cuida al mar a veces le envía rayos de sol, le deja ver la luna , a veces le acaricia en mayor o menor medida con su lluvia haciéndole entender siempre lo evidente:

que son lo mismo, que pertenecen a lo mismo, que están formados por lo mismo… naturaleza.

Las gotas de lluvia son la unión imperecedera del aire con el mar, el aire penetra imperceptiblemente a través de la lluvia en la epidermis del mar como respuesta a ese juego infinito de intercambio de mensajes

kiku dijo...

y a veces yo quiero convertirme en gota de lluvia que no acepta las normas de la gravedad, y deseo que el aire me lleve lejos, hacia esa línea tan real como imaginaria, frontera invisible entre el cielo y el mar, transparente frontera entre dos mundos, allí quiero ubicar mi casa, para remojarme los pies mientras mi cabeza vive en las nubes, vivir en todo y en nada, el misterio del mar, la franqueza del aire.

sacado de algún rincón de esta cabeza que debería estar en otras cosas, pero que ahora mismo sueña con ese mar, con esas aguas, sueña con soñar.